RESPIRACIÓN Y MOVIMIENTO CONSCIENTE

 

Nuestra Educación, Cultura y forma de Vida, nos lleva sin darnos cuenta a un estado de inconsciencia.

Realizamos la mayoría de nuestras actividades diarias prácticamente sin darnos cuenta de nada, de forma rutinaria: nos levantamos, nos duchamos, conducimos, nos subimos al tren, nos enfadamos, nos enamoramos…..hacemos y nos pasan realmente un sinfín de cosas pero además puede ser que yo lo observe y esté consciente, o no.

El acto de estar Consciente, de observar es uno de los actos más mágicos que existen en nuestra realidad. A la vez que es muy sencillo y simple como todo lo que es auténtico.

La diferencia entre tener la Consciencia en el momento Presente o no es lo mismo que estar: Vivo o Muerto, Despierto o Dormido, en la Realidad o en la Mente.

Poder comprender esto, puede significar una revolución en nuestra Vida.

Sin Consciencia, sin observador no hay experiencia real, nos van sucediendo cosas, mientras nuestra atención está en cualquier otro sitio mental… Y sin darnos cuenta nos vamos perdiendo la Vida.

Sólo llevando la atención, la Conciencia al momento presente y trascendiendo nuestra identificación con la mente inferior, podemos vivir realmente la Vida.

 

 

LOS CHAKRAS

La palabra Chakra significa rueda. Se dice que existen unos 88.000 chakras en el cuerpo, pero de ellos hay ocho principales que son los que transfieren la energía al resto de chakras y al cuerpo físico, principalmente a los nervios y a las glándulas. Cada uno de ellos está ubicado en el área exacta de un plexo nervioso mayor o de una importante glándula; de estos ocho chakras, siete están situados a lo largo del eje central (la columna vertebral) y la cabeza y el octavo es el aura, el campo electromagnético que rodea todo el cuerpo, es la proyección del resto de los chakras y de toda nuestra energía.

Los chakras son centros transformadores de la energía etérea, a través de ellos cambia la vibración de la energía, cada Chakra representa un nivel de la conciencia y unos aspectos determinados de nuestra percepción y comportamiento.

El proceso humano, supone un paso de la inconsciencia a la consciencia. Vivimos sensaciones, emociones, deseos, ideas hasta que llega un momento en que SOY CONSCIENTE de ello. Este proceso de concienciación es gradual, pero es profundamente significativo, porque nace algo nuevo, la autoconciencia, y con ello un nuevo mundo de probabilidades.

En la medida que el nivel de conciencia aumenta, existe una mayor liberación e independencia de los procesos psicológicos, emocionales y físicos que anteriormente se producían automáticamente.

 

PRIMER CHAKRA (MULADHARA):

Situación: Base de la columna, perineo.

Órganos: Intestino grueso.

Color: Rojo

Este Chakra está relacionado con nuestras raíces, la conciencia física y la supervivencia. En el se mueve también todo lo que es instintivo y lo que nos aporta seguridad.

La percepción desde este Chakra es: “Yo estoy, yo necesito, yo soy todo”.

En equilibrio nos aporta seguridad, confianza y entusiasmo ante la vida.

En desequilibrio nos aporta inseguridad, miedo y sensación de carencia en general.

 

SEGUNDO CHAKRA (SVADISTHANA):

 

Situación: Parte baja del abdomen, en la zona de los órganos sexuales.

Glándulas: Gónadas.

Órganos: Órganos sexuales, vejiga y riñones.

Color: Naranja

Este Chakra se puede definir de la siguiente manera: sentir, desear y crear, es la perspectiva a través de la cual cada uno organiza sus emociones, valores y pensamientos para enfrentarse al mundo y actuar dentro de este.

La percepción es la conciencia energética y la fusión, “yo soy aquello con lo que me fusiono”.

En equilibrio nos aporta creatividad, paciencia, ternura, expresividad, apreciación, sensualidad, encanto, simpatía.

En desequilibrio nos aporta agresividad, violencia, aislamiento de los demás, alteraciones sexuales, dificultades para expresar el afecto y disfrutar de los placeres de la vida.

 

TERCER CHAKRA (MANIPURA):

Situación: Punto de ombligo y área del plexo solar.

Glándulas: Suprarrenales.

Órganos: Hígado, vesícula biliar, bazo, aparato digestivo, páncreas.

Color: Amarillo.

Es el centro del poder personal y de la autoestima y es desde donde desarrollamos nuestra fuerza interior, es una energía que nos lleva a la acción y a través de la cual se muestran nuestras emociones.

La percepción aquí es la conciencia emocional y la relación con el poder. “Yo soy el rey, deseo que la vida sea como yo quiero, y que los demás hagan lo que yo quiero”.

En equilibrio nos aporta poder, voluntad, motivación, capacidad de tomar decisiones, buena autoimagen, habilidad de inspirar a los demás, capacidad de expresar las emociones, seguridad en uno mismo.

En desequilibrio nos aporta agresividad, sentido de impotencia, avaricia, vergüenza, duda, enfado, culpa, rechazo hacia los demás, poca fuerza y espontaneidad.

 

CUARTO CHAKRA (ANAHATA):

Situación: Centro del pecho, a la altura del corazón.

Glándulas: Glándula del timo.

Órganos: Corazón y pulmones.

Color: Verde.

Es el centro del corazón, de los sentimientos más profundos, la energía que se mueve en este Chakra nos abre al autoconocimiento, a la percepción de quienes somos realmente. Sólo desde este lugar podemos sentir el amor incondicional, la compasión y el servicio.

La percepción aquí es la conciencia afectiva y de las relaciones. “Yo existo por mi mismo y el otro también existe por si mismo”, “Deseo vivir y crear mi propia vida, enriqueciéndola con mi relación con los demás”. En este Chakra el mundo exterior deja de ser lo que me da vida y pasa a ser un lugar donde proyectar mi mundo interior.

En equilibrio nos aporta compasión, amabilidad, perdón, servicio, amor, reconocimiento y aceptación de la individualidad de los demás.

En desequilibrio nos aporta dolor, apego, estar cerrado a las relaciones y al exterior, sentirnos fácilmente heridos, ser dependientes del amor y el afecto de los demás, miedo al rechazo…

 

QUINTO CHAKRA (VISHUDDHA):

Situación: En la garganta

Glándulas: Tiroides y paratiroides.

Órganos: Tráquea, garganta y cervicales.

Color: Azul

Es el centro de la comunicación, del dar forma y expresión a nuestras ideas y pensamientos.

La percepción aquí es la conciencia mental. “Yo imagino, yo creo”, “Mi vida es aquello que imagino que es”, “Tengo la capacidad de crear aquello que todavía no existe”, “conciencia de que todo lo que existe ha sido imaginado antes”, “descubrimiento de la parte activa de la mente: La creatividad”

En equilibrio nos aporta: Lenguaje, conocimiento y habilidad de comunicarse y expresar, autenticidad en la comunicación, autoexpresión e interacciones saludables, nuestra expresión inspira y enseña.

En desequilibrio nos aporta: Letargo, debilidad para expresar y describir habilidades, timidez, problemas con la voz, inseguridad, miedo a las opiniones y juicios de los demás…

 

SEXTO CHAKRA (AJNA):

Situación: Entrecejo.

Glándulas: Pituitaria.

Órganos: Cerebro.

Color: Índigo.

Es el llamado tercer ojo, es el centro de la intuición y de la interiorización, es el lugar donde tenemos conciencia y percibimos nuestra voz interior.

La percepción aquí es “Yo soy alguien que transciende mi cuerpo-mente”, “es esa parte de mi que es intocable, solo observa, está más allá de todo lo que pueda suceder”.

En equilibrio nos aporta: Intuición, clarividencia, visualización, concentración, determinación, poder de proyección, entendimiento de nuestro propósito….

En desequilibrio nos aporta: Confusión, depresión, rechazo de la espiritualidad, demasiada intelectualización.

 

SÉPTIMO CHAKRA (SAHASRARA):

Situación: Coronilla.

Glándulas: Pineal.

Órganos: Corteza cerebral.

Color: Violeta

Es el centro a través del cual nos sentimos conectados con una conciencia más elevada.

La percepción aquí es “yo existo en comunión con todo los demás”

En equilibrio nos aporta: Iluminación, paz, humildad, entrega, sentirnos parte del Universo, del infinito, experiencias de éxtasis, elevación, relación con lo desconocido….

En desequilibrio nos aporta: Dolor, sentimiento de estar separado de la existencia y de la abundancia, desesperanza, miedo a la muerte…

 

OCTAVO CHAKRA (AURA):

 

Situación: Alrededor de todo el cuerpo.

El aura es la proyección de toda nuestra energía, en ella queda reflejado absolutamente todo de nosotros, lo consciente y lo inconsciente. Es a través del aura que tenemos el primer contacto con las cosas y con los demás, a través de ella tenemos la percepción energética. Por otro lado es también nuestra protección (es como nuestro caparazón) cuando está expandida nos sentimos protegidos y estamos en nuestro centro, la situación externa no nos desestabiliza; cuando está débil, todo nos afecta y nos sentimos invadidos y desprotegidos.

 

Los chakras están divididos en un triángulo inferior: los tres primeros son los que nos conectan con la tierra, con el mundo material, es la forma de energía que nos sirve para la supervivencia y la dirección en este plano. Triángulo superior, son el quinto, el sexto y el séptimo, estos chakras nos abren a otra percepción de la realidad, en la cual vemos los sucesos, las cosas y a nosotros mismos tal cual somos en realidad y no como la proyección de nuestras necesidades. Y por último tenemos el cuatro Chakra, aquí reside nuestro equilibrio y nuestro centro, es sólo desde esta forma de energía (el sentimiento puro) que podemos equilibrar y crear nuestra realidad.

QUE NOS IMPIDE PROFUNDIZAR E INTERIORIZAR

En general se está tan inmerso en la rutina diaria, en los quehaceres diarios, en el ruido mental de los pensamientos, que rara vez tenemos la oportunidad de pararnos y sentir lo que realmente somos, lo que la Vida es.

Nuestra sociedad, nuestra cultura es una carrera sin fin a conseguir una cosa tras otra…Pero llega un día en que todo Ser humano siente que todo este “montaje” no tiene sentido.

Los rasgos generales de nuestra cultura son:

a) Hay una escisión de nuestras áreas emocional y física, dominando la estructura mental.

b) Nuestra formación mental es MARGINADORA. Todo aquello que no cumple la norma general es considerado como negativo para el individua o el colectivo.

No aceptamos mentalmente todo aquello que es considerado como malo o negativo. Esto provoca una ruptura y posterior disociación de aquellos aspectos de la realidad propia que no son aceptados.

En nuestro fuero interno nos sentimos malos, culpables por no ser “absolutamente buenos”. El llegar a ser “perfectos” y aprender a anular, dominar y/o no manifestar nuestra parte “mala” se convierte en el objetivo de nuestra formación y educación. El resultado colectivo de este tipo de educación no ha sido llegar a la perfección, sino conseguir una “neurosis colectiva” y un proceso humano enfermo y degenerativo.

c) Nuestra conexión con el mundo espiritual ha sido anulado por el dominio una de una formación mental supuestamente espiritual. La espiritualidad es AMOR, LIBERTAD y conexión con nuestro Ser trascendente, que nada tiene que ver con la religión oficial fuente de represión, enfermedad y muerte.

 

SOLTAR LOS ANCLAJES DE LA VIEJA ENERGIA

 

Vivimos en una indiscutible etapa de transformación, parece ser que la humanidad debe hacer un cambio de consciencia. Los valores hasta ahora dominantes ya no nos sirven, todo el sistema social está desmoronándose… Empezamos a tener la necesidad de dar un gran salto y soltar todos los anclajes que nos atan a la consciencia hasta ahora dominante. Para ello hay dos temas fundamentales:

 

EL RECONOCIMIENTO DE LA DUALIDAD: La dualidad es uno de los aprendizajes más profundos y más importantes que debemos abordar colectivamente. En el mundo de la existencia un hecho y su contrario son ciertos. Para el mundo de nuestra percepción mental, que es nuestro medio habitual de interactuar con la realidad y filtrarla, un hecho o su contrario es cierto. Pero los dos a la vez no pueden ser pues van en contra de toda lógica. Y aquí tenemos un problema ya que si vivimos la realidad a través del filtro de la lógica mental, no podremos percibir la realidad tal cual es.

El origen de nuestra enfermedad es querer partir y diseccionar la realidad.

 

LA LIBERACIÓN DEL MUNDO EMOCIONAL: Por herencia cultural, más que vivir nuestro mundo emocional, lo que hacemos es interpretarlo y juzgarlo. Diferenciar nuestro mundo mental y emocional es para muchos una ardua tarea de autoconocimiento. La confusión de estas dos realidades (mental y emocional), provoca que sin darnos cuenta se produzca una percepción condicionada de mi “yo emocional”. Las valoraciones de lo que es positivo y negativo con las que hemos sido educados, crean lo que se llaman una coraza psicológica que filtra y reprime lo considerado erróneo. Así dejamos de percibir como propias esas emociones “negativas”.

Debemos comprender el gran interés social en mantener ciertos paradigmas, ya que una persona que ha negado a si misma es muy fácil de gobernar y dirigir.

Vivir las emociones, dejarlas que fluyan, nos lleva a una nueva experiencia de nuestro Ser. La energía vital destinada a vivir la dualidad represor-reprimido, queda libre para poder conectar con la fuente de la creatividad.

“La enfermedad no es producto de una emoción (negativa), sino la represión de esta”

 

“Todos tenemos las mismas emociones. Sólo cambia la manera de esconderlas o dirigirlas”

 

“Hacer sentir culpable a una persona, porque siente una emoción, es el peor crimen que podemos cometer contra ella”

 

“Si nos negamos a nosotros mismos, vivimos nuestra propia vida proyectada sobre otra(s) personas. La manipulación psicológica, el juicio…tienen la base y el entorno para desarrollarse y convertirse en un estilo de vida”.

 

“Una Vida basada en el Control y la Seguridad, no es Vida”.

 

La liberación del mundo emocional, junto con el cambio mental correspondiente, abre la puerta a una nueva percepción de uno mismo. Permitirse sentir las emociones, nos lleva a liberarnos de las corazas psicológicas y de los autoengaños correspondientes. El camino hacia uno mismo está abierto.

 

ENCUENTRA SENTIDO A LOS SUCESOS COTIDIANOS

“La Vida nos está esperando y nos habla constantemente a través de cada suceso, de cada persona, de cada vivencia… Aprender a sentirla, a escucharla, rendirnos a ella es el mayor gozo y el único camino a la Realización”.

 

CONECTANDO CON LA ESENCIA

“¿Cuál es el problema?: Te mantienes dentro de la mente. ¿Por qué no, en cambio mantener la mente dentro de tu Ser? Mejor aún, olvídate de ti ¡y sé!”

 

“No tiene fragancia ni nadie que la perciba. Permanece como ahora y en él, más allá de cualquier concepto de ahora y de cualquier concepto de permanecer.

Eso que aparece dentro de todo, pero que en sí mismo ni aparece ni desaparece; Eso que no puede ni partir ni llegar, pues es infinito e inmutable; Reconócelo como tu propio ser natural y sin esfuerzo.”

 

“La mente está inquieta con la urgencia de conseguir algo de evolucionar. No es posible convertirse en ser o alcanzarlo, puesto que ya lo eres. Permanece como Ser.”

 

“Vivimos la respuesta a nuestras plegarias, pero no estamos conscientes ni agradecidos. Comienza a confiar en el Universo, confía en ti, pero no de forma personal.

El Universo ni te reconoce ni te declara separado de Sí mismo. Estás dentro de la Gracia y Ella está dentro de ti, nunca fuera. ¿Tal vez es por eso que no la encuentras?”

 

“Algunos de vosotros tal vez esperéis un milagro en vuestras vidas. Tenéis esa clase de cuadro en la mente, pero no veis que TODA la Vida es un milagro. ¡Si realmente estuviera en tus manos no dudarías un solo día!

¿Eres tu quien te activa el cuerpo?

¿Eres tu quien hace latir el corazón?

¿Puedes realmente hacer que algo pase –incluso en tu cuerpo?”

 

“Si sigues perdiéndote seguirás preocupado sintiendo que necesitas ser rescatado buscando protegerte con astucia; por lo tanto no puedes rendirte, refuerzas tu miedo y te aíslas de la armonía cósmica, te vuelves un refugiado…del infinito.

¿No te parece absurdo?

Simplemente detente y reflexiona.”

 

“La mente hace falta para la práctica. No se requiere práctica para el Ser. Yo Soy es quién eres. Sábelo, acéptalo y sé feliz.”

 

Meditación guiada.

LIBRERIA SINTESIS

Espacio Holístico

Juanjo Valero Romero